http://legalseguros.com.co/wp-content/uploads/2017/09/profolio-banner.jpg

Portfolio Information

  • Created by: Aston Ager
  • Date: 15-08-2017
  • Skills: Joomla
  • Client: Natasha Malcom
  • Demo:see demo:

Todas las personas que conducen vehículos automotores o que transitan por las vías públicas, como peatones, en bicicletas u otros vehículos nos encontramos en riesgo de experimentar un accidente de tránsito.

Nadie está exento de sufrir perjuicios como consecuencia de la negligencia de terceros en la vía o por algunos vehículos que por su tamaño son un constante riesgo para todos los ciudadanos. Sin embargo, es posible para los perjudicados recibir una justa indemnización.

A continuación, explicaremos algunos puntos básicos que las personas que han sufrido  accidentes de tránsito deben saber, para defender sus intereses y derechos.

¿Es buena idea llegar a un acuerdo en el sitio del accidente?

Muchas veces, las verdaderas consecuencias de un accidente para la salud física de los involucrados solo pueden apreciarse semanas o meses después. La gravedad de las secuelas de las lesiones físicas solo llega a conocerse mucho después de que se lleve a cabo un tratamiento médico, numerosas terapias y hasta cirugías.

Por eso, lo mejor es no dejarse presionar en el momento del accidente, esperar a que se levante el informe de tránsito, ocuparse de la recuperación de las lesiones físicas y, después, pensar en reclamar la indemnización de perjuicios o en negociar un acuerdo que le permita librarse de toda responsabilidad.

¿Cuándo es conveniente llegar a un acuerdo en el sitio lo más rápido posible? Solo es conveniente “arreglar” en el sitio del accidente, cuando se han presentado daños muy leves en el vehículo, como rayones en la lámina o pequeños hundidos. Usted debe verificar que solo se causaron daños menores en la lámina de su vehículo o cualquier otro daño leve cuya reparación no es costosa.

Los daños leves pueden arreglarse por un costo muy bajo, por lo que el responsable puede aceptar su responsabilidad y pagarle un dinero en efectivo, para poner fin a la controversia.  La reparación de daños leves en el vehículo es muy poco costosa, por lo que puede llegar a ser mucho más gravoso y costoso iniciar acciones legales que el mismo dinero que se busca reclamar. También, puede que los daños sean tan leves que su reparación no amerite afectar una póliza de seguros.

Pero si hay daños considerables en el vehículo u ocurrieron lesiones corporales, no es recomendable llegar a un acuerdo, antes de que su caso sea revisado por un abogado. Lo mejor es guardar la calma, evitar discusiones, llamar a una ambulancia que pueda encargarse de los lesionados y evitar asumir responsabilidades antes de tiempo. Los accidentes son siempre confusos, y decisiones precipitadas pueden dar lugar a injusticias.

Lo más importante es atender su salud y recibir atención médica inmediata, en caso de que haya lesiones

Antes de ocuparse de reclamaciones, calcular el valor de daños o perjuicios o pensar en determinar quién causó el accidente, ocúpese de atender su salud y la de las demás personas involucradas. Reciba atención médica y siga con compromiso todo el tratamiento dispuesto por su médico tratante.

Muchas lesiones no muestran sus síntomas, sino mucho después de que se presentan. Por esto, una adecuada atención médica de urgencia siempre es la mejor opción.

¿Qué tan relevante es el informe de tránsito? ¿Debería esperar al guarda?

En la gran mayoría de los casos, es conveniente esperar al agente de tránsito y no permitir que los vehículos se muevan hasta que este llegue y autorice su movimiento.

Verifique que el informe de tránsito sea diligenciado correctamente. Corrobore que el informe refleje la realidad de lo ocurrido en el accidente, sin importar si es levantado en el lugar del accidente o en el centro asistencial.

En especial, indague, con ayuda del agente de tránsito o conocidos, si existen testigos presenciales de los hechos y solicite al agente de tránsito que consigne sus datos en el informe de tránsito.

El informe de tránsito, el croquis y la hipótesis probable no están escritos sobre piedra ni representan la última palabra cuando se trata de establecer la responsabilidad. Sin embargo, si estos no son refutados o controvertidos con otras pruebas, pueden ser suficientes para dar por probada la ocurrencia del accidente y declarar la responsabilidad en cabeza de uno o varios intervinientes.

Si desea conocer más sobre el informe de tránsito y su regulación legal, haga clic aquí.

¿Puedo reclamar si nunca se preparó el informe de tránsito?

A veces, ocurren accidentes de los que no queda constancia en el informe de tránsito. Esto no significa que no se pueda iniciar una reclamación.

Sin embargo, es necesario que existan otras pruebas que permitan acreditar las circunstancias de modo, tiempo y lugar de ocurrencia del accidente. Son útiles fotografías, videos y testimonios.

¿Cómo saber quién responde?

No acepte responsabilidades en forma precipitada. La presión y el estrés producidos como consecuencia de un accidente pueden hacerle tomar decisiones equivocadas e imprecisas. Si usted cree que fue responsable del accidente, no lo manifieste. Póngase en contacto con su aseguradora si cuenta con un seguro y hable con su abogado, antes de si quiera pensar en asumir responsabilidad.

Es necesario verificar quién es el responsable del accidente, de conformidad con lo dispuesto en la ley. En esta, se establecen unos criterios para determinar a quién se le debe imputar la responsabilidad por los daños causados en un accidente de tránsito.

La regla básica es que responde el que causó el accidente, como consecuencia de la imprudencia, negligencia o vulneración de una norma o reglamento aplicable. Usted puede consultar el Código Nacional de Tránsito aquí. En el código,  se encuentran las normas de tránsito aplicables en el territorio colombiano, cuya vulneración puede implicar la responsabilidad en un accidente de tránsito.

El accidente de tránsito puede deberse a la culpa de una de las personas involucradas o algunas o todas las personas involucradas. El accidente puede causarse por el acto doloso o malintencionado de alguna persona o por daños en la vía o ausencia de señalización. En este último evento, el responsable será la entidad encargada del mantenimiento y señalización de las vías.

Con base en diferentes medios probatorios y de conformidad con el informe de accidente de tránsito y el croquis, se puede acreditar quién incumplió las normas de tránsito y causó el accidente o quién tuvo la intención de provocarlo.

En últimas, es el juez quién define quién o quiénes son responsables por el accidente. Si el juez encuentra que hay responsabilidad de una persona y de la víctima conjuntamente, debe determinar el grado de su responsabilidad de cada uno. Esto implica, por ejemplo, que si existe culpa compartida por dos personas involucradas en un accidente, ambas deben responder por los perjuicios causados, en el grado en que su conducta haya influido en el resultado.

Pero hay algunas reglas que facilitan la reclamación para las víctimas: Si la víctima es un peatón, un ciclista o el conductor o pasajero en un vehículo de menor tamaño, cuenta con una ventaja probatoria frente al conductor de un automotor grande como una volqueta o un camión.

La jurisprudencia colombiana ha señalado que conducir un vehículo automotor implica poner en riesgo a los ciudadanos, con el ejercicio de una actividad peligrosa. Por esto, cuando se causan daños con vehículos automotores, no siempre es necesario probar la culpa del conductor, pues el simple hecho de causar los perjuicios implica su responsabilidad, en muchos casos.

Esta regla tiene muchas más complicaciones, ya que ha sido objeto de debates interminables por parte de juristas especializados, en publicaciones doctrinales y en decisiones judiciales. Sin embargo, se debe tener en cuenta que entre más grande sea el vehículo, mayor es el riesgo que implica para terceros, lo que puede ser determinante en un juicio sobre la responsabilidad en un accidente de tránsito.

Se deben verificar todas las pruebas disponibles (vídeos, testimonios, informe de tránsito, versión de los involucrados, etc.) y analizar la jurisprudencia vigente al momento del accidente, para poder determinar quién debe responder y hasta qué punto.

¿Quiénes son los terceros responsables en un accidente de tránsito?

Lay ley colombiana establece la responsabilidad por el hecho de los empleados y personas a cargo y por el hecho de las cosas. Esto implica que también son civilmente responsables, además del conductor del vehículo, el propietario, locatario o arrendatario del mismo.

También, existe responsabilidad solidaria por parte de las empresas de servicios público de transporte que hayan afiliado a un vehículo automotor, por todos los perjuicios que se causen con este.

¿Qué debo hacer si he sido demandado o denunciado penalmente, tras un accidente de tránsito?

Es conveniente que usted obtenga ayuda de un abogado, para poder defender sus intereses en los procesos judiciales que hayan iniciado en su contra.

Si usted tiene un seguro, debe notificar a su aseguradora de cualquier citación o reclamación que le llegue. Si dentro de las coberturas se encuentra la asistencia jurídica en proceso penal y civil, la aseguradora designará un abogado, para que lo defienda.

Si usted cuenta con seguro, es fundamental llamar en garantía a su aseguradora, para que esta sea obligada a responder, en caso de que usted sea condenado a pagar suma alguna de dinero en un proceso judicial.

¿Qué pruebas requiero, para adelantar la solicitud de indemnización o para defenderme frente a una reclamación?

Asegúrese de conservar todos los documentos relevantes para su caso. Las pruebas que pueda obtener para acreditar la responsabilidad de otro conductor, así como la cuantía de los perjuicios sufridos, son fundamentales, para poder llevar a cabo una reclamación exitosa.

Asegúrese de conservar copia de la historia clínica, las incapacidades médicas, fotos del accidente y de las lesiones y, en general, recibos de pago por todos los gastos asumidos como consecuencia del accidente. En algunos casos, cuando las lesiones corporales han dejado secuelas funcionales o estéticas permanentes, es conveniente obtener un dictamen de pérdida de la capacidad laboral.

Solicite al agente de tránsito que le permita tomar una foto o sacar una fotocopia a la cédula del conductor del vehículo con el que haya tenido el accidente, la tarjeta de propiedad del otro vehículo, el soat y demás  documentos que el agente solicite, cuando se encuentre preparando el informe de tránsito.

Pregunte, además, por los números de contacto, correos electrónicos, dirección de notificación del conductor del vehículo con el que se accidentó y de su propietario, así como de los testigos presenciales de los hechos. Ubicar a los testigos y a los eventuales responsables es importante. Indague, además, si existe una póliza de responsabilidad civil extracontractual y cuál es la aseguradora. Para saber cómo puede averiguar si existe póliza de seguros, visite este enlace.

Es buena idea verificar el estado del vehículo con el que se accidentó y la vigencia de la licencia de conducción de dicho vehículo. Esto le puede permitir encontrar irregularidades con la licencia de tránsito que puede sacar a colación en el juicio. Para verificar la licencia de tránsito y el historial del vehículo accidentado, visite www.runt.com.co.

Su abogado podrá indicarle qué documentos adicionales requiere, para sustentar su reclamación, tras analizar su caso. También, podrá ayudarle a conseguirlos si no están en su poder.

¿Qué puedo solicitar como reparación por los perjuicios sufridos?

Tras acreditar la responsabilidad en cabeza de una persona y de su aseguradora por los daños causados como consecuencia de un accidente de tránsito, usted podrá solicitar:

  • El pago de una suma de dinero correspondiente a los daños causados a su vehículo.
  • Compensación económica por los días que se vio imposibilitado de laboral.
  • Compensación económica por pérdida de la capacidad laboral.
  • Compensación económica por el dolor sufrido por el lesionado o por los familiares de la persona fallecida en el accidente.
  • Compensación económica por secuelas permanentes que afectan la calidad de vida del lesionado o de los seres queridos sobrevivientes.
  • Pago de los gastos en los que se incurrió, como consecuencia del accidente.
  • Compensación por cualquier otro detrimento material o perjuicio inmaterial que se haya sufrido como consecuencia del accidente.

¿Cuánto tiempo tengo para iniciar acciones legales?

Los términos para reclamar dependen de quién es el responsable del accidente, qué tipo de condiciones se pactaron en la póliza de seguros del responsable, quiénes van a ser llamados a responder y muchos otros factores.

Por ejemplo, si el responsable es una entidad pública, el término es de dos años, contado desde el día siguiente a la fecha en que ocurrió el accidente. Pero si es un particular y se trata de responsabilidad civil extracontractual, el término de prescripción es de diez años, frente al directo responsable.

Esto cambia si se trata de perjuicios causados como consecuencia del incumplimiento de un contrato de transporte. En este caso, el término de prescripción es de tan solo dos años.

El término para reclamar a una aseguradora directamente es, en principio, de cinco años. Sin embargo, hay numerosas excepciones a esta regla, como, por ejemplo, los casos de delimitación temporal de la cobertura. Además, si usted desea llamar a su propia aseguradora, para que responda frente a la reclamación de un tercero, cuenta con solo dos años contados desde la fecha en que dicho tercero le formule reclamación judicial o extrajudicial.

Todas estas particularidades hacen imposible determinar un término concreto que aplique a todos los casos. Por esto, es importante que su caso en concreto sea analizado por un abogado que pueda indicarle si todavía está en tiempo para reclamar y a quiénes les podría reclamar.

¿Cómo podemos ayudarle si se ha visto involucrado en un accidente de tránsito?

Podemos indicarle cómo proceder en caso de un accidente de tránsito y asumir su representación durante las etapas prejudiciales y judiciales.

Nuestra experiencia en este tipo de asuntos nos permite asumir una adecuada defensa de sus intereses. Si desea más información y un análisis de su caso particular, póngase en contacto con nosotros.